Isabel Garzón

Esta vida no es de prueba, ¡Vívela!

Un minuto de Atención Plena

¡Buenos días!

Nuestra mente no calla, al igual que el mundo. Tenemos más tiempo sí, pero seguimos teniendo demasiado ruido.

Tenemos demasiada información, los grupos en las redes se han multiplicado, tratamos de ocupar tiempo. Y es como si quisiéramos que pasara el tiempo sin más, y nos quedamos esperando que algo suceda, algo fuera o lejos de nosotros mismos, ignorando que el instante presente es justo lo que vale y no hay que dejarlo ir sin ser consciente del momento en el que se está.

Pero… ¿cómo se puede traer calma y serenidad en medio de un estresante momento? La respuesta es simple, aunque no siempre es fácil: aprender a estar presente, poner atención plena a todo lo que hacemos.

No importa que tus días estén fuera de control, no importa lo estresante de la situación…

Coge un objeto que tengas a tu alrededor. Puede ser una taza de café o un lápiz, Colócalo en tus manos y permite que tu atención sea totalmente absorbida por el objeto que hayas elegido. Solo observa, no juzgues.

Notarás una mayor sensación de estar presente en “el aquí y ahora” durante este ejercicio. Te vuelves mucho más consciente de la realidad.

 Observa cómo tu mente libera rápidamente los pensamientos del pasado o del futuro, tu mente va a divagar, tú no te preocupes, vuelve al objeto. Tranquilo que todo se entrena, al principio cuesta prestar atención, pero a medida que reenfocas una y otra vez, a medida que lo entrenas, iras sintiendo el momento presente de una manera muy consciente.

¡Venga! Programa tu minuto

La observación consciente es una forma de meditación. Es sutil, pero poderosa. Inténtalo.

Coge un objeto, obsérvalo sin más, si viene un pensamiento, déjalo ir y vuelve al objeto.

No olvides, la mente es como un poderoso faro que te permite ver mucho más de lo que estás mirando.

Y ¿Hoy de que has sido consciente? ¿Cómo te has sentido?

¡Que tengas un día extraordinario!

0