Isabel Garzón

Esta vida no es de prueba, ¡Vívela!

Un minuto para escuchar

¡Buenos días!

Sigamos aprendiendo de nuestros minutos, recuerda, un minuto a la semana son 7, al mes 30 y al año 365 de atención plena.

Ese minuto para mí, me permite aprender a ser consciente de mi mente, me trae al momento presente sin más, y aunque solo sea un minuto, me hace reconectar de nuevo. Créeme que viene genial.

Hoy vamos a utilizar otro sentido, la escucha consciente, recordáis los días que hemos utilizado la música para cambiar nuestros estados de ánimo.

El oído, es uno de los sentidos más importantes para comunicarnos los unos con los otros. Gracias a él podemos interactuar con el entorno, participar en conversaciones y disfrutar de nuestras aficiones preferidas.

Los oídos están en permanente funcionamiento. Sin embargo, cuando dormimos, el cerebro inhibe los sonidos que nos rodean para poder dormir plácidamente, cuando existe un ruido diferente el oído reacciona. Éste es un mecanismo de defensa para poder actuar rápidamente en situaciones de alerta.

Cada oído oye cosas diferentes, algunos especialistas afirman que los dos oídos no oyen por igual los mismos sonidos. Es decir, que el izquierdo percibe mejor la música y el derecho está mejor preparado para escuchar la voz de las personas.

El oído tienes muchos canales de escucha, si observas con atención, puedes escuchar la lavadora, al vecino de arriba tirando de la cadena, el autobús que pasa por tu calle, nuestro dialogo interno, nuestro oído lo escucha todo.

Nuestro oído asocia lo que oye Los sonidos forman parte de nuestra vida, desde el sonido del despertador, el aire golpeando la ventana, el sonido de todas y cada una de las cosas que nos rodean ¿Has llegado a pensar cómo, los sonidos, influyen en nosotros en el transcurso del día?

Hay sonidos que nos desagradan, hay sonidos que nos divierten, sonidos que nos emocionan, pero ¿Y el sonido del silencio? En efecto, este también produce un estímulo en nosotros.

Hoy vamos a programar un minuto para escuchar, sin más, lo que ocurre en este momento, centra tu mente en un lugar de la casa, por ejemplo, voy a poner mi atención en la cocina, y de la cocina, la lavadora, aunque no estés en la cocina, tu mente te va a llevar, porque tiene su archivo de imágenes mentales, solo centra tu atención en el oído.

Pon el lugar que quieras, el que más te apetezca,

Recuerda que tu mente se va a dispersar, pero tu vuelve a conectar con tu oído.

¿De que te has dado cuenta hoy?

¡Que tengas un día extraordinario!

0