Isabel Garzón

Esta vida no es de prueba, ¡Vívela!

Liberar pensamientos preocupantes

¡Buenos días!


Preocuparnos en exceso puede afectarnos muy negativamente como ya hemos visto
Es necesario que aprendamos a liberarnos de esos pensamientos negativos y que aprendamos a gestionar de una forma saludable lo que nos preocupa.

Muchas personas se preocupan porque creen que esta es la mejor manera de prevenir o resolver los problemas. Sienten que, si no se preocupan, están siendo irresponsables. Si no piensan en los problemas o posibles problemas, piensan que son fríos y como que todo da igual.

Esto no quiere decir que no te preocupes de las cosas, sino que la preocupación sea objetiva y no en exceso.
Un cierto grado de preocupación nos ayuda a evitar o resolver algunas situaciones, cuando esta pasa a ser excesiva, nos impide relajarnos, no nos permite ser objetivos, porque sin querer tendemos a agrandar y maximizar la realidad que percibimos.
Vamos a ver cuando la preocupación no es útil.

Nos preocupamos por situaciones del pasado, cuando ya no se puede hacer nada para cambiar lo que ya sucedió. Lo que sí se puede hacer es aprender del error o intentar mejorar las consecuencias en el presente, pero no se puede modificar el pasado.

Cuando intentamos resolver algo que no tiene solución porque no está en nuestras manos: si no podemos hacer nada al respecto, la preocupación no tiene sentido, ¿verdad? Y me dirás ¡Claro!, no es tan sencillo, pero debemos hacer el esfuerzo consciente de abandonar esos pensamientos negativos e improductivos que nos amargan el día a día.

Cuando una situación o problema tiene solución, pero nos atascamos en el problema en vez de en la solución. Si puedes hacer algo respecto al problema que te preocupa, entonces deja de preocuparte y ponte manos a la obra. En otras palabras, haz lo que tengas que hacer. Si la solución no está en tus manos, después de hacer todo lo que esté a tu alcance, deja de preocuparte, pues ya hiciste todo lo que podías.

Y ahora observa, ¿Qué puedes hacer hoy por ti? ¿De qué te has dado cuenta?


Para mañana aportaremos alguna herramienta para ayudarnos con las preocupaciones.


¡Que tengas un día extraordinario!

0