Isabel Garzón

Esta vida no es de prueba, ¡Vívela!

Gestionar los días malos

¡Buenos días!

Los días en que todo nos puede no se evaden, no se solucionan saliendo a ver una película o dándonos un atracón de comida. Estas no son las conductas adecuadas.

 

No hay que eludir, hay que afrontar, lo primero es aceptar esos días de bajón, sentirte humano, imperfecto y permitirnos desgranar qué hay en ellos y qué es lo que debemos resolver. Esto es el principio de entender y comprender, para que, de mi situación, de mi comportamiento, a donde me lleva, que puedo conseguir y sobre todo que puedes aprender de todo eso.

 

Atenderemos nuestros pensamientos y preocupaciones. No se trata tampoco de sustituir los pensamientos negativos por positivos; esa estrategia no funciona. Lo que debemos hacer es darles presencia y razonarlos, entender sí son lógicos, cuestionarlos una y otra vez, si tienen base, que significado le estoy dando, ¿por qué?, ¿para qué? y qué puedo hacer para aliviar esas preocupaciones.

Conectaremos con nuestras emociones, con esas sensaciones que experimenta nuestro cuerpo: ira, tristeza, miedo… y vemos que intención positiva tienen en ese momento, eso es muy importante porque todas tienen una intención positiva, y me pregunto, esta emoción ¿de qué me protege? ¿para que me sirve? ¿qué tiene para mí?

Crear un Plan. En esos días en que todo nos puede es bueno darnos tiempo, relajarnos, conectar con nosotros mismos en calma. Asimismo, después de descifrar qué es lo que nos preocupa y cuál es la razón por la que estamos así, es adecuado crear un plan, un objetivo, unas metas a corto plazo. Estableceremos objetivos que nos motiven y que sean sencillos de lograr para elevar la sensación de control, la capacidad de logro y la ilusión. Establece tu GPS, donde estás y donde quieres ir, es la manera más proactiva de conseguirlo.

 

Para concluir, todos tenemos pleno derecho a tener nuestros días buenos y nuestros momentos no tan buenos. De todo se aprende y de cada experiencia debemos salir más fortalecidos.

Aprendamos por tanto a no temer esos días de desánimo, son parte de la vida y muchas veces necesarios. Son esas inflexiones en la vida que hay que asumir, afrontar y entender. Tengámoslo en cuenta.

¡Recuerda esta vida es para ti, y no es de prueba!

 

¡Que tengas un día extraordinario!

 

¿Quieres tu propio entrenador emocional?

¡Buenos días, APP!

 

Android: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.swplus.buenosdias

🍏https://apps.apple.com/es/app/buenos-d%C3%ADas/id1475493878

0