fbpx

Isabel Garzón

Esta vida no es de prueba, ¡Vívela!

En medio del caos....un minuto para ti

¡Buenos días!

 

No es fácil vivir en medio del caos. No es sencillo mantener el equilibrio cuando llega el miedo de la mano con incertidumbre.

 

Es fácil decirlo, pero llevarlo a cabo es posiblemente el acto más difícil en el ser humano. Porque cuando el caos llama a la puerta y nos quita la calma, la mente se agarra a significados de estrés y, lo que es aún más peligroso, contagia a otros hasta hacer del miedo un enemigo como un dinosaurio de grande.

Tenemos que trabajar la serenidad y la calma, al fin y al cabo, el propio miedo, la ansiedad y los comportamientos irracionales son un virus más que podemos aprender a contener.

Hemos llegado a un punto en que estamos enfermando de malas noticia. La televisión, la radio, las redes sociales, el wasap arde … Los datos inquietantes, los hechos preocupantes y los mensajes negativos están ganando sobre los positivos.

No aplicamos filtros a la información que recibimos.

Bien, es verdad que tenemos derecho a saber, que la información es poder y que hay que estar en contacto con la realidad inmediata. Pero hay momentos en que las circunstancias y determinados hechos los interpretamos como abrumadores y se despierta de pronto, un sentimiento, el de la impotencia. No saber qué puede suceder mañana es sin duda lo que más nos asusta y limita.

Y el miedo es el mayor poder. Estamos habituados a tener el control sobre la realidad inmediata. Experimentar de pronto que estamos en medio del caos, que lo que ayer dábamos por seguro hoy es incierto o ya no está, nos duele y nos saca de nuestra zona de seguridad.

¿Qué podemos hacer ante estas circunstancias?

La calma es una actitud y llega cuando aceptas que no puedes controlarlo todo, es cuando la puedes entrenar.

La incertidumbre está aumentando la ansiedad, sumado al entorno, la información que recibimos, las personas que nos rodean contagiándonos sus emociones, sus miedos… Nada eleva tanto la angustia como el no saber, como la propia incertidumbre.

Es necesario, por tanto, que logremos aprender a tolerar la incertidumbre.

Debemos asumir que, aunque no tengamos el control sobre ciertas cosas, sí tenemos el control sobre cómo elegimos reaccionar ante ellas. Esa es la clave.

 

Por tanto, es vital que seamos capaces de reenfocarnos constantemente, y de una forma consciente por eso os invito a seguir con un minuto para ti.

Quizás antes no tenías tiempo y ahora que lo tienes ¿Qué vas a hacer con él?

Reenfocar no significa no ser consciente de lo que está pasando. La calma debe ser ese faro capaz de guiarnos en la oscuridad.

 

En medio del caos… ¿quién eliges ser?

Tú eliges, tú decides quien quieres ser con respecto a esto que está pasando.

Mañana de nuevo un minuto para ti, ¿tienes algo mejor que hacer por ti aparte de quedarte en casa?

¡Que tengas un día extraordinario!

0